Invitamos a 6 familias a vivir una experiencia de transformación, así se convirtieron en Familias Conscientes.

Mitos de la donación

 

Existe una red de tráfico de órganos y tejidos en Colombia

En Colombia, cualquier persona que necesite un trasplante puede tener acceso a él sin discriminación alguna (raza, condición sexual, religión, estrato social, etc). Este servicio está incluido dentro del Plan Obligatorio de Salud (POS), lo que implica que las aseguradoras cubran la prestación de este servicio en las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) donde se realicen los trasplantes. A su vez, estas IPS son vigiladas cuidadosamente por el Instituto Nacional de Salud, ente de vigilancia y control delegado por el Ministerio de la Protección Social, lo cual garantiza que en Colombia no exista el tráfico de órganos y tejidos.

Se trasplantan primero las personas con más dinero en la lista

El orden de trasplante en lista de espera, depende de varios factores, el más importante es la compatibilidad entre el donante y el receptor, la cual va a depender del órgano ó tejido a trasplantar. Otro factor a tener en cuenta es la condición clínica del paciente.

La condición económica de los pacientes en lista de espera no es un factor considerado en la asignación de un órgano o tejido.

Si dono, el cuerpo va a quedar desfigurado

Todos los procedimientos se hacen bajo el máximo cuidado y respeto, por profesionales idóneos, garantizando al final una reconstrucción óptima del cuerpo, para que la familia pueda continuar con los actos fúnebres deseados.

No sé si mi religión está de acuerdo con la donación

La mayoría de religiones en el mundo están de acuerdo con la donación. En la religión católica el papa Juan Pablo II afirmó que “una manera de nutrir una genuina cultura de vida es la donación de órganos, realizada de una manera éticamente aceptable, con la misión de ofrecer una oportunidad de salud, o incluso la vida misma, a los enfermos, los cuales a veces no tienen ninguna esperanza”.

Si me inscribo como donante me pueden matar o me van a dejar morir

En las instituciones de salud siempre se hace todo lo posible por salvar la vida de las personas que ingresan a sus servicios, pero hay algunos casos en los que a pesar del esfuerzo médico, se producen daños irreparables. Sólo hasta ese momento, cuando ya ha sido declarada la muerte encefálica o parada cardíaca, se considera fallecida la persona y se procede a hablar con la familia de la posibilidad de la donación, independiente de si la persona fallecida estaba inscrita o portaba el carné como donante del Instituto Nacional de Salud (INS).

En Colombia el carné es algo simbólico para expresarle a la familia el deseo de ser donante después de la muerte.