“Ya no había nada que hacer”, pero su decisión fue una muestra de valentía.

Yesenia perdió a su pequeña en un accidente de tránsito. A pesar de su dolor, ella y su familia dijeron sí a la donación de órganos y tejidos. Esta historia está llena de amor y fortaleza, es un ejemplo que nos demuestra que tras el dolor existe la bondad.

yesenia1

Una situación inesperada llevó a esta familia a tomar una decisión de vida en un momento muy difícil. Un ejemplo para todos los que conozcan su historia.

yesenia2

“Después de la donación de órganos, me quedó una clara sensación de estar feliz porque hice algo por alguien, y yo sé que en este momento alguien está rezando porque yo esté bien, entonces yo quedé muy tranquila”.

Yesenia Ospina Jaramillo, madre de donante.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0